sábado, 3 de diciembre de 2016

Dijo 1







Acaecen inusitados momentos,
                            mágicos e inexistentes

¿Innominados! -dijo uno

Llamémosles X -dijo otro






viernes, 14 de octubre de 2016

DIFÍCIL DECISIÓN


«Post festum, pestum et post coitum, tedium».



Quiso darse el pisto y dijo:

<<Recién salido del infierno: “En aras de una amnesia de entropías -tenesmo persistente-  fueron  ríos de tinta, que  paseaban veloces sin solidificar letras”. Y una imaginación, pájaro imposible de agarrar al vuelo por la cola, escapó>>.

-Sí, sí…Eso me pasó -se excusó-

-Sí, sí. Eso me pasó -insistió-

Pero sentía la necesidad de ... -véase F. Dostoievski-

No, no!, solidificar el lenguaje del pasado, cuya sombra ausencia muestra -véase P. Modiano acostado en una fluidez alterna del olvido-

No, no!, retomar ritos, como quien toca la piel del reptil, como quien desecha las apneas de su nacer, vagidos profundos, miradas de vaca al tren …Y una huida – esta vez no se vea Kokoro, ni el otro 

El tiempo pasa en balde y no hay mejoría que el olvido no tache, y los de entonces somos los mismos salvo arrugas:

 AFTER FESTUM PESTUM

Jugué mal mi papel de abstracto

Juego ml mi papel

Conjugué mal
muy mal
malmal
mal
ml
1

jueves, 23 de junio de 2016

revolucioncubista@gmail.com


Que muriese de pie, comprendiendo su  naturaleza vegetal, era algo completamente normal, pero que quisiera ser enterrado así, ayudado por la ataraxia de sus miembros...Bien, enterrado vertical ..., o bien yacido vertical...No, no era lo estipulado

Vertical...
Fue símbolo de esa lucha altiva del hombre que contradice la Gravedad

-"Púgil difunto, escayola defenestrada, bajo tierra yace" -dijo ¿?

En un intento de utilización de caligrafías antiguas quiso decir que el problema del lenguaje es que significa muchas cosas.
Dijo:
-"El producto de la lengua no encierra significados"
Pero borró y borró, y en su epitafio solo vislumbraba nadas pintadas de negro.
Que fueron borradas.
Que fueron malinterpretadas
Que no fueron.




viernes, 3 de junio de 2016

LA RESIDENCIA



Un señor mayor, muy mayor, Pedro Reis, de unos 80 años de edad, cruza el vestíbulo corriendo. Va tras el sonido de un teléfono. El locutorio se encuentra al final del pasillo -en los altavoces ha resonado su nombre-. Tiene que atravesar el pequeño vestíbulo y pronto oirá a su hijo.
En el vestíbulo de 3,00 x 3,00 m, hay un sofá amarillo, un espejo y  un galán.
Aposentados en el sofá, repantingados -más podría decirse- dos jóvenes acaban de hacer el amor, o lo están haciendo, la velocidad de los acontecimientos no permite mayor definición.
  -Más me gusta como alargas el momento -dijo él.
  -Ella mira a sus ojos, mira fijamente y parece que en ellos ve el mar.
  -Tengo que empujar la barra antipánico -dijo Pedro-. Tras la puerta, cogeré el teléfono, responderé a la llamada.  Oiré, sin interferencias, la voz de mi hijo que me dirá que ya puedo volver a casa, que cometió un error y que nunca volverá a dejarme aquí.
  -Él no sabe –cómo podría saberlo- que me ha tocado la lotería, que tengo dinero suficiente para hacerle feliz, a su mujer y a sus hijos, mis amadísimos nietos, durante muchos años, toda su vida.
  - Papá, papá, ¿me oyes?
  - Papá, tienes que quedarte un mes más, compréndeme
  - Papá, papá, ¿me escuchas?
  -Silencio
  -Silencio

 Pedro Reis encendió un mechero y quemó su boleto premiado.

viernes, 6 de mayo de 2016

Sueño I

Eso dijo, sí, eso dijo!
Intenté investigar la raíz mas siniestra de su coronilla, y agarrado a su pechera, le increpé:
-Responda, eso, responda!

El escenario era de una pequeñez tan hueca que resonaba como el cristal de Bohemia.

-En una actitud merodeadora respondió-: Veo intersecciones que quisiera circunvalar
-No!
-Signos que señalen signos que señalen mentiras
-No!
-La vida es un conjunto de signos
-No!
-Por ejemplo: circunvalan destellos sobre mi hombro horadado (Alexander Platz). No!
-Un espacio que cierra sus límites, que encuaderna épocas, y quema sus páginas con la punta de un *Gallois
-Tanto la plaza buscó una eficacia formal que evitó texturas
-Tanto me parezco al complementario de mi no ser, que se entrelaza en mi cuello al modo de espejos serpentinos, serpenteantes, serpentiles. Me envuelve en torbellino de agujas de reloj, o de marca publicitaria, y escupe políticos. ¿Qué?. Que escupe polis, politus, políticus, y embadurna el mueble - féretro o epitafio para gato rotundo.
No!
-Tanto fue mi buen hacer en el pensamiento, que cuando lo escribí defequé. Mejor dicho, tantos pensamientos que he creído buenos, buscan estiércol para brotar en la realidad, como flores inversas, invertidas, invertebradas, inveteranas, Brandys al sol.

No entendí, aunque no entender nada implicaba entender todo

-No conozco el mar -dijo 
-Quiero hacer el amar contigo.


domingo, 24 de abril de 2016

LA EXPLANADA

ESCENA NÚMERO 1
 
Es sábado, en una explanada un niño gira.
Su jersey esta desteñido y es rojo. Las hierbas altas -gramíneas, diría un grafómano- tapan parte de la escena.
Su hermana -mi mente que responde a un espíritu de simplificación, asume que es su hermana- está cerca y parece que trabaja (lleva un jersey blanco de lana y entra en una roulotte con una bolsa en la mano). 
Varios vehículos multicolores, situados en los umbrales, limitan un cuadrilátero infranqueable, en cuyo centro está la carpa cónica, se intuye gran agitación interior: tigres, trapecistas, bailarinas, payasos...
 

Habrá luces, destellos, ruidos y palos de algodón para la noche
Habrá espectáculo
El niño sigue girando
El niño gira 
 
 

Hoy, domingo, la tela de la carpa, desmantelada, se expande en el suelo
 
 
La explanada se abandona horizontal al silencio...Un remolino eleva varios papeles